“CÓMO APOYAR EL DORMIR DE NUESTROS NIÑOS EN VACACIONES“

¡Vacaciones al fin! El momento más esperado del año, aunque algunos dicen por ahí, que cuando a niños involucra, se debería llamar “Veraneo” jajaja. Sin duda es un maravilloso tiempo para compartir en familia, salir de la habitualidad y hacer panoramas diferentes y entretenidos.

Aquí les dejamos nuestros mejores tips para apoyar el dormir de sus niños en vacaciones, de forma que grandes y chicos puedan disfrutar y descansar al máximo.

¡Vacaciones al fin! El momento más esperado del año, aunque algunos dicen por ahí, que cuando a niños involucra, se debería llamar “Veraneo” jajaja. Sin duda es un maravilloso tiempo para compartir en familia, salir de la habitualidad y hacer panoramas diferentes y entretenidos.

Con los años he aprendido mucho de las vacaciones con niños, no solo porque cada cierto tiempo se iba sumando un nuevo integrante J, sino porque me di cuenta de que no solo por el hecho de yo querer que durmieran bien, esto iba a suceder. Nunca olvidaré aquel verano donde el más chico no logró adaptarse a la casa en la playa, y durante 15 días su no tan buen dormir empeoró, ¡no podía más!

Aquí les dejamos nuestros mejores tips para apoyar el dormir de sus niños en vacaciones, de forma que grandes y chicos puedan disfrutar y descansar al máximo.

Flexibilizar Rutinas, adaptándonos a un nuevo ritmo

Hacer otro tipo de actividades o el hecho de salir de casa, conlleva flexibilizar los horarios, rutinas e incluso a veces adaptarse a nuevos lugares de descanso. Intenten conservar un horario flexible lo más cercano a lo habitual, y dentro de estos nuevos tiempos, mantengan sus rutinas para que a través de estos “códigos” los niños se preparen para la hora de dormir. En los más chiquititos y/o sensibles a los cambios, acuéstenlos a tiempo, ya que mantenerlos despiertos hasta tarde puede dificultarles el conciliar el sueño, sin mencionar un potencial desafío al día siguiente. Busquen que el dormir de noche ocurra siempre en el mismo espacio, el cambio constante es difícil para los niños, y tener un “lugar para dormir”, les ayudará a mantener cierta habitualidad y por ende predictibilidad al momento de acostarse.

Objeto de apego, un viajero más

Si sus hijos usan algún tipo de peluche, manta, tuto y/o chupete, ¡no se olviden de ellos al momento de viajar! Esto mantendrá algo familiar dentro de los cambios y los ayudarán a prepararse para el momento de irse a dormir y a su vez fomentar la continuidad del sueño.

Cuna, un excelente complemento

Sí, lo sabemos, las Pack & Play no son tan lindas, pero son por lejos ¡lo más práctico que existe al momento de viajar! De verdad, si tuviéramos que hacer un ranking de los más útiles “complementos” para niños, este sin duda estaría dentro de los TOP. Si sus hijos tienen menos de 3 años y/o habitualmente duermen en cuna, asegúrense que al lugar donde van haya una. Si no tienen, pidan con anticipación a sus familiares o amigos una Pack & Play que puedan llevar. Si van a un hotel, pregunten si se las pueden proporcionar.

Siestas ¡que duerma como sea!

Si las siestas ya son importantes en la rutina habitual de los niños menores de 4 años, de vacaciones, ¡nos parecen fundamental! Los días son más largos, los niños juegan, corren y saltan mucho más, por lo que probablemente al final del día estén agotados. Con este descanso no solo buscamos cumplir con sus requerimientos de sueño para su edad, sino también evitamos el sobrecansancio al momento de acostarlos de noche. Si saben que va a tener tardes noches, aseguren un buen descanso diurno, ¡incluso si eso significa usar el coche, hacerlos dormir en movimiento o en brazos! Idealmente busquen un lugar tranquilo y oscuro donde sus niños pueda dormir sus siestas de manera constante, incluso si es diferente a donde habitualmente duerme de noche. Si este espacio queda muy lejos, pueden usar un coche paraguas que se reclina, en nuestra experiencia funciona muy bien para las siestas fuera de casa.

Ruido blanco, aislamiento sonoro

Una muy fácil y práctica forma de aislar los posibles ruidos que se generen al estar en un lugar diferente al de casa, es la utilización del ruido blanco. Este es un sonido constante que al escucharlo a un volumen suficiente (como cuando estamos en el baño con la ducha prendida) anula el resto de los sonidos y los niños quedan en una especie de aislamiento sonoro. Esto es muy útil para enmascarar o tapar sonidos provenientes del ambiente y además permite unir ciclos de sueño de forma más fluida si lo mantienen toda la noche.

Viajes, los traslados podrían interrumpir el dormir

Aquí les proponemos dos opciones según cómo se comportan sus hijos: planeen que siestas y/o sueño de noche ocurran durante un traslado, o procuren que descansan antes de subirse a un auto, bus, tren o avión si es que estas entrentenciones hacen que les sea un poco más desafiante conciliar el sueño.

Para viajes más largos el jet lag a esta edad no es tan fácil. En el destino, tanto de ida como vuelta, traten lo más rápidamente de sincronizarlo con el horario local, 2 a 3 días es razonable. Se pueden apoyar en las siestas (para que se recupere) y en acompañarlo al dormir. Mantengan una rutina de acostar y despertar para marcarles el inicio y término del día. Llévenle snacks que le gusten para que se alimente de forma fraccionada y así, cuando esté cansado, alimentarlo no sea tan difícil. Mucha Paciencia y consistencia. Esta guía nos gusta mucho:

https://www.bebevoyage.com/three-day-guide-surviving-baby-jet-lag/

Regreso a casa, volviendo a la realidad

¡Ojalá las vacaciones fueran más largas! En algún punto hay que volver a la normalidad. Una vez de regreso en casa, asegúrense de retomar lo antes posible la rutina y horarios. Puede que sus niños necesiten un poco más de apoyo, tómense más tiempo para prepararlos antes de acostarse y evalúen la posibilidad de tener que acompañarlos por más tiempo y/o hacerles más cariño.

Ustedes son quienes más conocen a sus niños, manejen aquellos factores que pueden ayudarlos a un mejor dormir, anticípense para que disfruten y a su vez aseguren un buen descanso. Aprovechen de pasarlo bien, de compartir y disfrutar el tiempo en familia. Si sus niños se quedan despiertos más allá de su hora habitual de dormir, no se ¡estresen! recuerden que son solo vacaciones 🙂

La capacidad de los niños de conciliar el sueño por sus propios medios es una habilidad que se aprende, se puede enseñar, y sin duda es uno de los mejores regalos que pueden darles a sus hijos. Enséñenlos desde chicos, y verán como están sentando las bases de un reparador sueño por años. Si necesitan apoyo y guía contáctennos.

E-mail:contacto@ninosadormir.com

Facebook: ninosadormir

Instagram: @ninosadormir

Deja un comentario