TRASTORNO DE INTEGRACIÓN SENSORIAL

04 Mayo 2019 /

“TRASTORNO DE INTEGRACIÓN SENSORIAL Y SUEÑO”

¿Mi hijo tiene un trastorno de qué? Alguna vez había escuchado de esto, pero nunca investigué ni le di mucha importancia hasta que mi hijo fue diagnosticado con Trastorno de Integración Sensorial.

Muchos papás hemos inconscientemente pasado bajo el radar los trastornos de integración sensorial, atribuyendo ciertos aspectos más desafiantes en la vida de nuestros hijos a “otras” causas. Sin embargo, un diagnóstico oportuno y un buen tratamiento permiten obtener muy buenos resultados. ¿Pero, es posible que el sueño también se vea afectado? Aquí te contamos los detalles y te dejamos algunos tips para ayudar a nuestros hijos al respecto.

¿Qué es?

La integración sensorial es un proceso neurológico que organiza las sensaciones del propio cuerpo y las del ambiente, asimilando y dando sentido a la información que nos proporcionan a través de los órganos de los sentidos.

Para algunos niños, la integración sensorial no se desarrolla tan eficientemente como debiera, y perciben las sensaciones de manera confusa, llevando a que las actividades diarias y cotidianas se conviertan en un desafío. A algunos les incomodan las costuras o etiquetas de la ropa, otros rechazan ciertos alimentos por sus texturas o temperatura, algunos evitan cierto tipo de experiencia sensoriales (ruidos fuertes, olores, texturas, etc.) o incluso pueden presentar problemas para regular el sueño, entre otros.

Sueño y trastorno de integración sensorial

Los problemas del sueño son un tema de gran frustración y preocupación para papás de niños con diferencias sensoriales ya que necesitan de gran ayuda para conciliar el sueño como para mantenerlo.

Aquí les dejamos una lista de sugerencias, herramientas y estrategias desarrolladas por Angie Voss, Terapeuta Ocupacional Norteamericana de A Sensory Life! Con más de 20 años de experiencia ayudando a este tipo de niños.

Lo que ocurre en el día afecta el sueño nocturno

Este tipo de niños necesitan de una rica “dieta” sensorial, donde se incluyan actividades vestibulares (movimiento y equilibrio), de propiocepción (capacidad de sentir la posición del cuerpo) y táctiles. Esto los ayuda a mantener su sistema nervioso preparado y regulado.

Cuando han tenido más de dos horas de pantallas, un gran y sobre estimulante evento social, o llegan al punto donde está demasiado cansados, se les privó de la nutrición sensorial que su cerebro necesitaba y esto puede afectar la capacidad para dormir.

¿Una nutrición apropiada ayuda el sueño?

Según la experiencia de Angie Voss, una adecuada nutrición puede afectar positivamente la capacidad de dormir por la noche. Los mayores factores a tener en cuenta son:

  • Sin lácteos
  • Limitar azúcares refinadas
  • Alimentos sin conservantes, aditivos y colorantes. Evitar alimentos procesados
  • Promover el consumo de frutas y verduras orgánicas
  • Evitar la cafeína a través del consumo de chocolate
  • Promover el consumo de hierro
  • Agua purificada
  • Proteínas de origen vegetal
  • Alimentos orgánicos y de proveedores locales
  • El gluten puede ser un factor que afecte el dormir
  • En lo posible, abstener a los niños de cualquier medicamento para ayudar a dormir, de forma de no interrumpir con el procesamiento y la química del cerebro

Antes de acostarse: herramientas y estrategias sensoriales

Aquí algunas buenas ideas que ayudan y promueven el buen dormir. Vayan probando, muchas veces sirven unas u otras, o la combinación de varias. Tengan paciencia y vayan viendo que les funciona mejor con sus hijos.

  • Presión profunda en brazos y piernas, ¡los abrazos apretados sirven!
  • Aplicar aceite de magnesio en la parte inferior de los pies, nada más rico que un masaje relajante antes de ir a dormir
  • Manta o colcha pesada para aumentar el peso y la presión
  • Pijamas ajustados o ropa de compresión
  • Mecerlos en un lugar tranquilo, silencioso y con poca luz antes de irse a dormir. En niños más grandes se puede utilizar una hamaca con movimiento suave, rítmico y lineal
  • Hamaca para dormir solo en niños lo suficientemente grandes y capaces de subirse y bajarse de forma independiente durante la noche. Debe colgar cerca del piso para un uso seguro e independiente. Aquí un ejemplo:  https://www.yogapeutics.com/store/p60/Therapeutic_Aerial_Yoga_Hammock_%28with_weighted_meditation_lap_blanket_%26_foam_balance_block%29.html
  • Proporcionar una herramienta sensorial oral como lápices o cepillos especiales
  • Una almohada vibrante o un masajeador de mano debajo del colchón para una vibración difusa. También existen los colchones vibradores
  • Invertir la cabeza durante el día y justo antes de acostarse
  • Compresión articular y actividades de tracción articular antes de acostarse, incluída la compresión de la cabeza
  • Sin pantallas al menos una hora antes de acostarse
  • Rodar una pelota grande de gimnasia envuelta en una manta sobre el cuerpo del niño
  • Uso de auriculares o tapones con cancelación de ruido
  • Cueva de almohadas con cojines y mantas no solo antes de acostarse, a estos niños les gustan los espacios definidos y acogedores
  • Soplar, ¡nada más entretenido que hacer sus propias burbujas en la tina de baño!

Ambiente de sueño

Asegúrense de que la pieza esté libre de distracciones, luz, desorden y dispositivos o teléfonos con wifi. El ruido blanco, la música instrumental o el sonido de un humidificador son de gran ayuda. Promuevan que los niños duerman en su propio espacio, pueden armar una acogedora “guarida” o una carpa llena de almohadas y mantas, a estos niños les gusta el espacio definido y acogedor, por lo que la cama de abajo de un camarote también puede ser útil.

Atrévanse a probar una o varias de estas medidas. Cada niño reacciona diferente, y no existe solo una medida que ayude a todos. Es la combinación de varias o la elección de unas pocas las que pueden traer buenos resultados. No pierdan de vista que las medidas que les resulten útiles pueden ir cambiando en el tiempo, no se desanimen si algo funciona una noche y luego no. Una vez que descubran qué funciona con su hijo, todos podrán dormir mejor!

La capacidad de los niños de conciliar el sueño solos es una habilidad que se aprende, que se puede enseñar, y que sin duda es uno de los mejores regalos que pueden darle a sus hijos. Enséñenlos desde chicos, y verán como están sentando las bases de un reparador sueño por años. Si necesitas ayuda contáctanos, ¡podemos ayudarlos!