HORARIO DE VERANO EN CHILE

26 Agosto 2019 /

“HORARIO DE VERANO EN CHILE”

Progresivamente el frío va quedando atrás, tenemos días un poco más templados, y se respira un septiembre a la vuelta de la esquina. Junto con su primaveral llegada, se aproxima el nuevo horario de verano, donde las plazas y espacios abiertos nos invitan a pasar la tarde con días más largos y cálidos. Sin embargo, es a los más pequeños a quienes les cuesta hacer este cambio, ya que el próximo sábado 7 de septiembre a las 00:00 horas, deberemos adelantar el reloj para indicar que es la 01:00 horas del domingo 8 de septiembre.

Aquí te contamos como preparar a tus niños para hacer una fluida transición, e incluso como ajustarlos al nuevo horario antes de que este llegue.

En etapas

Para algunos niños, sobre todo para los menores de un año, una hora de ajuste en sus rutinas puede ser abrumador. Una alternativa es adelantar su hora de irse a dormir en 15 minutos cada día, logrando que lleguen al nuevo horario de verano en menos de una semana. Si no alcanzas a realizar esto con tiempo, con solo media hora el primer día, y luego treinta minutos al segundo día ya podrás hacer de esta una transición más suave.

Debes partir haciendo el ajuste al momento de acostarlos en la noche, y continuar al día siguiente con un despertar un poco más temprano y posteriormente con sus siestas. Los horarios de alimentación también son parte de este plan, por lo cual es muy importante que estén atentos al reloj de manera de tener consistencia en los cambios.

Siestas

Independiente de la forma que elijas de hacer esta transición, un niño descansado tolera mejor los ajustes que otro que no, por lo que estos días las siestas cobran aún más importancia. Sé consistente con los horarios y rutinas, con especial énfasis en que descanse las horas de sueño que necesita, respetando sus habituales “ventanas de sueño”

Pieza oscura

A las 8:00 pm del domingo 8 de septiembre tendremos mucha más luz en comparación con los días anteriores, y luz es sinónimo de “aún no termina el día”. Para evitar que los niños se acuesten tarde, sobre todo para quienes deben de igual forma levantarse temprano al día siguiente, asegúrense de que su pieza esté preparada para una noche “imaginaria”. Pueden apoyarse en el uso de cortinas tipo blackout o instalando papel o bolsas oscuras en las ventanas el día anterior.

Luz al momento del despertar

Posterior al cambio de horario, tendremos mañanas con menos luz de la habitual. Ayuden a sus hijos a diferenciar el día de la noche, con “despertares dramáticos”. Entren a su pieza en el momento adecuado para abrir las cortinas, prender las luces y darles un alegre ¡buenos días! Idealmente sáquenlos afuera, o acérquenlos a las ventanas para que la misma luz y sol los ayude a “restablecer” su reloj interno.

Acompáñenlos

Puede que esta primera noche necesiten un poco más de ayuda, por lo cual no descarten en acompañarlos, lo mismo si se levantan muy temprano al día siguiente. Una hora de desfase sería perfecto, ¡eso es lo que buscamos! Pero no partan el día antes de lo que lo haces usualmente, sino posteriormente estarán muy cansados.

Si todo lo anterior te parece que no se ajusta del todo a tu familia, también está la opción de no hacer cambios los días previos y seguir tu rutina diaria de acuerdo al nuevo horario. Si el domingo despiertan más tarde de lo habitual, recuerda tratar que sigan durmiendo en el horario que usualmente lo hacen. En la tarde realicen una rutina más tranquila con suficiente tiempo para prepararlos para irse a dormir y de noche acuéstenlos a su hora de siempre.

Los cambios de hora también tienen sus ventajas, aprovéchenlo en caso de que tengan una rutina que esté un poco fuera de horario, esta puede ser una gran oportunidad para llevarlos a dormir en su hora ideal.

¡Elige lo que mejor se adapta a las necesidades de tus hijos y de tu familia! Sé paciente, algunos niños puede tomar hasta una semana en ajustar su reloj interno hasta lograr adaptarse. Acompaña a tu hijo algunos días ayudándolo a conciliar el sueño en su nueva hora y ya verás como todo vuelve a la normalidad.

La capacidad de los niños de conciliar el sueño solos es una habilidad que se aprende,  se puede enseñar, y sin duda es uno de los mejores regalos que pueden darle a sus hijos. Enséñenlos desde chicos, y verán como están sentando las bases de un reparador sueño por años. Si necesitas ayuda contáctanos, ¡podemos ayudarlos!