“Horario de Invierno”

31 Marzo 2019 /

“HORARIO DE INVIERNO”

¡Todo lo que necesitas saber sobre el próximo cambio de horario!

Junto con la llegada del otoño y de sus mañanas más frías, se viene el inminente cambio de horario; es así como el próximo sábado 6 de abril a las 00:00 horas, el reloj se atrasará para que nuevamente sean las 23:00 horas.

Aquí te dejamos algunos tips para que hagas una fluída transición, y ojalá así ganar ¡una (muy preciada) hora de sueño!

Cambio de horario en etapas

Para algunos niños, sobre todo para los menores de un año, una hora de ajuste en sus rutinas puede ser abrumador, por lo que una alternativa es retroceder sus horarios solo media hora el primer día, y luego treinta minutos al segundo día. Otra opción, es partir con cuatro días de anticipación, restando 15 minutos cada día a su rutina habitual, logrando así una suave transición hacia el horario de invierno.

Debes partir haciendo el ajuste al momento de acostarlos en la noche, y continuar al día siguiente con un despertar un poco más temprano. Los horarios de alimentación y de las siestas también son parte de este plan, por lo cual es muy importante que estén atentos al reloj de manera de tener consistencia en los cambios.

Siestas

Independiente de la forma que elijas de hacer esta transición, un niño descansado tolera mejor los ajustes que otro que no, por lo que estos días las siestas cobran aún más importancia. Sé consistente con los horarios y rutinas, con especial énfasis en que descanse las horas de sueño que necesita.

Pieza oscura

A las 6:00 am del domingo 7 de abril tendremos mucha más luz en comparación con los días anteriores, y luz es sinónimo de “partir el día”. Para evitar que los niños madruguen, sobre todo para quienes no hicieron cambios de horario los días previos, asegúrate de que su pieza esté preparada, ya sea con cortinas tipo black-out o instalando papel o bolsas oscuras en las ventanas el día anterior.

Inicio del día

No partas el día antes de lo que lo haces usualmente, no queremos niños dando vueltas por la casa a las 5:30 am y posteriormente ¡muy cansados! Si por alguna razón se despiertan, intenta que vuelvan a conciliar el sueño. Puede que esta primera mañana necesiten un poco más de ayuda, por lo cual no descartes en acompañarlos.

Si todo lo anterior te parece que no se ajusta del todo a tu familia, también está la opción de no hacer cambios los días previos, y seguir tu rutina diaria de acuerdo al nuevo horario.

Si el domingo despiertan más temprano de lo habitual, recuerda tratar que sigan durmiendo hasta el horario que usualmente lo hacen. En la noche, acuéstalo en su horario de siempre, y cuida ese día de tener una tarde más tranquila y realizar su rutina de irse a dormir con suficiente tiempo.

¡Elige lo que mejor se adapta a las necesidades de tus hijos y de tu familia!

Sé paciente, algunos niños puede tomar hasta una semana en ajustar su reloj interno hasta lograr adaptarse. Acompaña a tu hijo algunos días ayudándolo a conciliar el sueño en su nueva hora y ya verás como todo vuelve a la normalidad.